Con cero goles en tiempo suplementario, el juego fue a tanda de penaltis, donde Goycoechea fue el héroe otra vez, deteniendo los disparos de Roberto Donadoni y Aldo Serena para enviar a Argentina a su cuarta final de Copa del Mundo. Sin embargo, Argentina hizo su mejor actuación en la Copa del Mundo y el partido finalizó 1-1 después de los 90 minutos. David Trezeguet, que había ingresado al minuto 100′ a pesar de su mala relación con el entrenador Domenech, fue encargado de lanzar el segundo tiro el cual se dirigió a la zona izquierda del arco, engañando al guardameta Buffon; sin embargo, el tiro rebotaría con el travesaño y caería fuera de la línea de gol.