Con una pequeña diferencia: Francia acababa de declarar la guerra a Austria. Una vez cumplida la ejecución, sin embargo, evidenciaron su disconformidad retornando al escenario vestidos de oficiales nazi de la SS, esvásticas y todo . Es de suponer que Beethoven cifraba confianza ciega en el sistema de defensa vienés. La partida era el equivalente al emprendedor puntocom contemporáneo que peregrina a Silicon Valley. Similar al caso de Prince, la superestrella del funk, quien se convirtió en testigo de Jehová en 2001 y por un buen tiempo dejó de interpretar sus canciones más sexualmente cargadas de los ’80 y ’90, camisetas futbol argentino como Gett Off y Darling Nikki.