Fue un partido cerrado y emocionante. Comenzó ganando Argentina, con tanto de Gabriel Batistuta de penal, pero Inglaterra revirtió el marcador, con goles de Alan Shearer y Michael Owen, pero el seleccionado de Passarella, pudo empatar antes de que termine el primer tiempo, camiseta argentina con gol de Javier Zanetti. Nadal no quiso unirse a esa lista y venció a Berdych por un claro 6-3, 7-5 y 6-4 en 2 horas y 13 minutos para ganar su segundo Wimbledon, convirtiéndose en el primer español en ganar Wimbledon al menos dos veces y alzando su octavo Grand Slam (igualando a leyendas como Jimmy Connors, Andre Agassi e Ivan Lendl) con tan sólo 24 años recién cumplidos.